31 enero 2007

Anécdotas indiscutibles


Buenos días a todos. Hoy tengo el agrado de presentarles la primera entrega de los rumores bizantinos, con las más bochornosas historias de los afamados discutidores Pablo Fratttini y Martin Von Pazzz.
Esta es una historia que me ha contado Von Pazzz en alguna de sus tantas borracheras sabáticas, mientras yo con paciencia lo preparaba para meterlo a la cama esperando que no tardara en dormirse el muy pesado.
Corría el año 1955 y Fratttini y Von Pazzz eran dos buenos obreros peronistas que habían conseguido vacaciones permanentes de sus últimos trabajos en la industria metalúrgica por las que Fratttini recordaría como injustas acusaciones de "incompetencia" y "holgazanería". Habiendo visto frustrados sus intentos de reivindicacion gremial (parece que al titular de la UOM no le hacía mucha gracia que Von Pazzz tratara de levantarse a la hija), para el mes de Septiembre ambos caballeros seguían agotando sus escasos ahorros y el panadero ya no quería fiarles más, así que los eventos del 16 los encontraron dispuestos a buscar lástima a las puertas de cualquier hospital. Pero antes de llegar al extremo de pedir antibióticos a las enfermeras del Rivadavia para tener algo que comer, los señores vieron la luz, o mejor dicho vieron en la puerta de la embajada de Paraguay un cartelito amarillento en cuyo frente aparecían inscriptas las siguientes palabras "Se necesitan pilotos con registro legal de conducción de avionetas. Favor presentarse con documento de identidad."
Inmediatamente los discutidores consiguieron los papeles que necesitaban con un primo de Fratttini que laburaba para la burocracia del hampa porteño y se presentaron ataviados con sus mejores ropas, que consistian basicamente en camisas sucias de un par de días, y no de semanas como las que tenían puestas.
Por alguna razón la gente de la embajada les dio el trabajo y los discutidores -que aún no eran discutidores federados- salieron a esperar el primer vuelo tomando un vermusito en cualquier boliche.
Cuál no habrá sido la sorpresa cuando supieron que su primer trabajito consistía en trasladar al mismísimo General en la primera etapa de su exilio, rumbo a la ciudad de Asunción. Sudando la gota gorda se aparecieron el 3 de octubre tempranito en la embajada, habiendo leído solo medio manual de vuelo para tontos editado por Losada en el 49.
Una vez sobre la aeronave comenzó la primera discusión de la jornada ¿quién oficiaría como piloto y quién como copiloto? Finalmente acordaron pilotear medio viaje cada uno y se acomodaron en sus respectivos puestos a tiempo para recibir el saludo del General que gustaba motivar él mismo a los trabajadores. De más está decir que tanto Fratttini como Von Pazzz quedaron un buen rato patitiesos por la emoción, hasta que un guardaespaldas apareció decidido a repartir motivación a cachetadas; y ese sí era el idioma de los discutidores, quienes inmediatamente comenzaron a apretar botones y tirar de palancas en la esperanza de que eventualmente la aeronave despegara.
Discusión más, discusión menos, todo iba tolerablemente bien hasta que a la altura de Mocoretá (Corrientes) Fratttini se avivó de que hacía rato venía volando él y el sinvergüenza de Von Pazzz torradísimo con los pies sobre los controles despertando de a ratos solo para birlarse alguna de las botellas de Teem (que nunca faltaban en ningún exilio oficial) y tomarla sin convidarle nada al compañero.
Sintiéndose abusado y dolido, Fratttini comenzó a agredirlo con bolitas de papel y vasitos de café abollados, despertándolo e iniciando una escaramuza histórica en la cabina, a los gritos, botellazos, manotazos y patadas limpias, cada uno sin salir de su ubicación , desde luego, pero inevitablemente distraídos mientras la aeronave seguía avanzando, oscilando irregularmente su rumbo y dando cada vez más tumbos en el aire que llamaron la atención del resto de los pasajeros.
Cuando ya la situación se hizo insostenible uno de los guardias paraguayos que tripulaba la nave decidió hacerse cargo del vuelo. Lo cual incluía despedir inmediatamente a los discutidores y deshacerse de ellos lo antes posible.
Aquella vez Fratttini y Von Pazzz fueron dejados en la zona formoseña de la desembocadura del Pilcomayo al anochecer con un pomo de repelente para mosquitos, un sánguche de milanesa cada uno, y un apretón de manos que el General les ofreció amablemente antes de ordenarles descender y expulsarlos del partido pidiéndoles que nunca más vuelvan a afiliarse (llaga jamás cerrada en ninguno de los dos discutidores, qué más que nada extrañan los asados de la unidad básica, donde siempre había para un choripán más).
Por supuesto que la vuelta a Buenos Aires fue una experiencia olvidable, pero en el transcurso de esta aventura que nació la idea de institucionalizar las Discusiones Bizantinas. Claro que si les preguntan a ellos, nunca acordarán a cuántos kilómetros de Buenos Aires estaban, qué estaban tomando, ni a quién se le ocurrió primero.

No se pierdan la próxima entrega, en la que contaré del primer romance de Fratttini y de cómo terminé siendo secretaria de Von Pazzz.
Que tengan un buen día.

13 comentarios:

Ailin dijo...

¿Y por qué siguen promoviendo las 20 verdades? Yo que ellos me pasaba al radicalismo, solo por venganza.

Eduvigies dijo...

Mi historia no les ha gustado, pero no se preocupen mañana habrá perfiles bizantinos.

Anónimo dijo...

bueno, pero esperamos que se redima en la segunda parte... si quiere un poco de sazón le aconsejo uno o mas de estos ingredientes
sexo
pinias
mujeres despampanantes, en lo posible italianas y ligeras de cascos, con risa facil y vestidos sugerentes
golpes bajos (se queda paralitico, ciego, le roban el bebe...)
un cachorrito (aquí es obligatoria la foto, porque cachorrito contado no enternece a nadie)
paisajes en contraluz (asi se ganan siemrpe el oscar a mejor fotografia)

cieguito dijo...

firmo mi anterior comentario que salió como anonimous (parece un romano de asterix)

dr cieguito
oftalmólogo

El profe dijo...

Decía en un comentario que se perdió (esto el cambio está embromando un poco)que...no es tanto "no ha gustado" pienso que "no se ha comprendido" ¿porqué Von Pazzz desperdició la oportunidad de matar dos pájaros de un tiro? ..misterio.

chicoverde dijo...

Doña Edu, no se persiga con la popularidad de sus historias, lo que pasa es que cambia la quincena y hay un desfasaje de público (ni hablar de los que se levantan a las 4 de la tarde, como su servidor).

A Centauro por el posteo de ayer: tómelo como una pretemporada. Además este asunto no puede pasar de esta semana.

Roberto Peturra dijo...

Doña Edu me parece muy familiar , noto en usted algo , no se q, voy a seguir investigando...

Anónimo dijo...

Señores : Desde mis vacaciones en Ascochinga de sisa, debi decirles que no se fíen de Eduviges, quien cual sirena a Ulises Dumont intentará embrujar con historias que han ocurrido solo en un 98,32%
Atte.

Pablo Fratttini

chicoverde dijo...

Lo que sucede Peturra es que parte de mi estrategia para el campeonato bizantino es escupirle el asado al chino.

Anónimo dijo...

Great design, useful info!This resourse is great!Keep it up!With the best regards!
Frank

Eduvigies dijo...

Sr Pablo Fratttini: Gracias por pasar a saludar. Espero que no lo haya mandado Adulfo a inspeccionar mi trabajo. Porque como habrá visto deja bastante que desear.
Esta gente necesita un líder espiritual de mano firme.

Anónimo dijo...

Eduvigies a mi gustal todo lo que esclibil es mas gusatlme toda usted

Hai Tong Ho

Don Hemeroteco dijo...

Grande doña Eduviges! Al fin alguien cuenta el lado oscuro de la historia, la vereda de sombra de la iniquidad, el lado hondo de la pileta!

Don Hemeroteco